Joel Cruz Maytorena
joelcruzmaytorena@gmail.com
Luis Miguel Rangel Espinosa
rangel.espinosa.luis@gmail.com
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN HISTÓRICA DE LA UASLP
RAFAEL MONTEJANO Y AGUIÑAGA

Carta de Juan Villerías
pueblo del Venado (1811)
La historia del movimiento de Independencia en San Luis Potosí contempla en los textos que se han generado antigua y recientemente una mayoría de relatos y recuentos acerca de los acontecimientos que se desarrollaron en la capital y zonas aledañas principalmente, dejando en un rezago, probablemente involuntario, la historia de otras regiones del propio estado o bien con una menor investigación al respecto.

La actual ciudad de Matehuala se enfrenta al gran reto de la escritura de su historia y la búsqueda de nuevas interpretaciones respecto a los trabajos y escritos existentes. Lo anterior se debe en gran medida a la reflexión actual en torno al Bicentenario de la Independencia y las acciones que gracias a dicho movimiento se efectuaron en las distintas regiones de nuestro actual México.

El presente artículo se inserta en el contexto de una serie de esfuerzos que se han realizado por el rescate y reflexión de la historia de las regiones en la actualidad, ante esto, la identificación de fuentes para el estudio de la historia de Matehuala ha permitido generar un contraste entre lo que se ha escrito así como generar nuevas perspectivas respecto a lo ya conocido.

En este sentido, el Centro de Documentación Histórica “Lic. Rafael Montejano y Aguiñaga” resguarda un acervo importante que puede ser de gran utilidad para la reescritura de la historia camelense así como para la generación de nuevos trabajos al respecto.

En tal contexto podemos mencionar la colección completa del periódico Nuevo Día: el semanario matehualense el cual se publicó durante la primera mitad del siglo XX, en la segunda y tercer década, en el que precisamente en los años treinta se publicaron una serie de artículos que pretendieron rescatar la historia del movimiento independentista en la región.

Fruto de la revisión de dicho periódico, el eje del presente artículo se centra en la relectura del distinto ámbito de acción que tres personajes de la historiografía nacional tuvieron en la región que ocupa actualmente la ciudad de Matehuala y sus alrededores.

José Mariano Jiménez

Insurgente Potosino
Mariano Jimnénez (1771-1811)
Se sabe que estuvo en Matehuala atendiendo el designio de atacar al coronel don Antonio Cordero (hecho prisionero por Juan Villerías de quien se hablará más adelante), llegando al Real de Charcas el 8 de diciembre de 1810 en donde informó a Allende los detalles militares con que contaba, haciéndole de su conocimiento que se reuniría en Matehuala con Francisco Lanzagorta (uno de los primeros revolucionarios en San Luis y quien fuera liberado de la cárcel del convento del Carmen por el propio Villerías).

Ya en Matehuala Jiménez permaneció del 14 al 28 de diciembre del mismo año en la casa de los portales de Soldevilla, en donde expidió un bando al día de su llegada, en donde mencionaba las intenciones de terminar con las traiciones que habían llevado a España a caer ante las fuerzas de Napoleón Bonaparte; incitando a la población a que denunciasen a todo aquel español que atentase contra el movimiento insurgente, no así a los que demostrasen algún indulto brindado por los revolucionarios, ya que a éstos se les consideraría “americanos”.  En este mismo bando Jiménez alertaba a la población de supuestos insurgentes que no estaban apoyando la lucha contra España, y que se aprovechaban de este movimiento para cometer atracos y desmanes logrando con ello desacreditar a los insurgentes. Y aprovechando esta alerta, hacia un llamado a todo soldado que estuviese en su ejército a que se abstuviera de cometer saqueos o que permitiera a la plebe hacerlos, de lo contrario sería castigado con todo el rigor de la ley.
           
Según el juicio que se le hizo a Jiménez, este confeso entre otras cosas, […] haber fabricado armas en San Luis Potosí y Matehuala, como son lanzas y cañones […]

Por lo anterior se puede decir que fue Mariano Jiménez y  no Miguel Hidalgo como se cree comúnmente quién mandó construir cañones en la entidad, lo que se sabe por los relatos antiguos al respecto es que el propio Hidalgo mando reconstruir unos cañones en la carpintería de con Cirilo Martínez, quien por falta de operarios temerosos de ser enrolados en el movimiento insurgente, no pudo cumplir la orden de del cura de Dolores.

Miguel Hidalgo

Miguel Hidalgo (1753-1811)
Por lo que respecta a Hidalgo, es muy común oír en Matehuala que estuvo en la casa de los Portales en donde se hospedó mientras mandaba construir unos cañones en la carpintería de don Cirilo Martínez, pero revisando los documentos resguardados en el propio CDH, encontramos un artículo en el cual el periodista camelense Cirilo Estrada, entrevisto a los nietos quienes corrigieron el mito general de la ciudadanía, mencionando la reconstrucción de cañones debido a la falta de trabajadores quienes se habían escondido por el temor de ser enrolados en el ejercito insurgente, a lo cual Hidalgo accedió a otorgarles un indulto para que salieran y pudieran reconstruir los cañones que habían sido dañados después de la batalla de Puente de Calderón.

No es más grande la acción de Miguel Hidalgo que el simple hecho de haber pasado por Matehuala en su camino hacia Saltillo, y el haberse alojado en la casa de los Portales, hecho que también queda en duda, pues en algunos documentos se menciona la estadía del cura de dolores en la misma carpintería donde mando reconstruir los citados cañones.

Fray Juan Villerías

Rubrica de Juan Villerías (1811)
Este personaje pertenecía a la orden de San Juan de Dios en donde prestaba sus servicios en el hospital de la misma ordenanza.

Siendo uno de los iniciadores de la revolución en San Luis Potosí, junto a Luis Herrera, Joaquín Sevilla y Olmedo, quienes la noche del 10 de noviembre de 1810 tomaron la ciudad de San Luis Potosí que se encontraba desprotegida tras la salida de las tropas realistas comandadas por Félix María Calleja del Rey, quien había salido a Querétaro a hacer frente a los insurgentes.

Después de este suceso, la actividad militar de Villerías fue amplia, pues el 6 de enero de 1811, bajo las órdenes de Mariano Jiménez, sorprendió una avanzada de 25 hombres de la Tropa de Saltillo. Después de esta acción y tomando el camino a la provincia del Nuevo Santander para encontrarse con fray Luis Herrera, lo que no ocurrió[1]. Esto propicio que Villerías se encaminara a Palmillas donde aumento sus fuerzas con indios de la región pero fue atacada por órdenes del coronel Joaquín Arredondo y Mioño, logrando la dispersión de las huestes insurgentes. Forzando nuevamente a Villerías a cambiar de rumbo, esta vez hacia Matehuala.

Enterados de que Villerías se aproximaba a Matehuala, la Junta de Seguridad del Real de Catorce tomo cartas en el asunto, mandando las tropas del cura José María Semper, el padre Teodoro Duque y Nicolás Sánchez. Al amanecer del 13 de mayo de 1811, Matehuala fue atacada por Villerías, batalla en la que cae muerto tras una hora de batalla.

Bernardo Gómez de Lara. “El Huacal”

Originario de Tula, Tamaulipas, este indio de raza huasteca, fue un caudillo que como muchos otros organizo levantamientos armados en contra de la corona española, sin contar más que con un escaso armamento de flechas y lanzas, junto un numero de doscientos hombres procedentes de Tula, Nola y Palma, emprendió una lucha en la provincia del Nuevo Santander logrando conmocionar a varios pueblos del Valle de Tula, se dirigió a esta ciudad.

La noticia corrió rápidamente entre las huestes realistas quienes al saber el movimiento que se aproximaba a Matehuala y quién lo dirigía, se movilizaron para impedir su llegada, las tropas de José María Semper, cura originario del Real de Catorce quien previamente había controlado Juan Villerías, no pudieron llegar a tiempo para impedir la entrada a Matehuala del Huacal. Siendo así el 11 de junio de 1811, estando sin protección la plaza el Huacal entró a Matehuala cometiendo una serie de asesinatos y saqueos en la ciudad a pesar de que los eclesiásticos del lugar, sabiendo de la terrible fama que el insurgente poseía, trataron de alagarlo para así evitar los actos ya mencionados sin conseguirlo, las familias principales que no lograron huir se refugiaron en el templo parroquial (probablemente San Salvador).

Para la noche del 20 de junio el cura José María Semper, reunió una fuerza de cien hombres, y con ellos tres cañones, situándose en el rancho Carbonera. Otra partida de ochenta infantes y cuarenta caballos al mando de Antonio de Elosúa se situaron en el rancho de Cerrito Blanco después de haberse batido con una cuadrilla de Indios de Nola.

 En la madrugada del 21 de junio Elosúa movilizo a su tropa, tomando por sorpresa al Huacal y a su vez el cura de catorce quien desde Carbonera escuchó los ecos de la batalla movilizó  sus tropas a la batalla, y así atacado por dos frentes el indio guerrillero salió huyendo rumbo a Guanajuato.


La relfexión.

¿Hacia dónde nos lleva el ejercicio de repensar la historia? ¿Qué se pretende con la relectura de los acontecimientos? ¿Qué acciones impulsa el ejercicio crítico sobre lo ya escrito? 
Carta de Juan Villerías
pueblo del Venado (1811) 2 parte.


Más allá de buscar una confrontación con quienes han escrito la historia de las distintas regiones, en el caso de Matehuala, más allá de caer en la discusión sobre la fecha de fundación de la ciudad o sobre si Miguel Hidalgo construyó o no cañones en Matehuala, o si en el callejón que actualmente lleva el nombre de Villerías es justo el lugar donde murió este personaje de quien no se tiene retrato ni descripción física, más allá de las discusiones vanas que proponen dichos temas, el objetivo de toda la mirada reflexiva que se pretende sobre la historia es precisamente brindar un acercamiento de la sociedad que comparte los espacios respecto a los acontecimientos, dejando de lado la inútil memorización de fechas y personajes para dar paso a una comprensión respecto al origen y porque de la configuración actual de sus distintos lugares de origen y de vida.
Por tanto, la inserción de las historias locales en las acciones reflexivas de la historia nacional en este año de festejos cobra una relevancia fundamental en la búsqueda del acercamiento de un número cada vez mayor de ciudadanos a su pasado en lo que se pretende sea un ejercicio que vaya más allá de un festejo hueco y superficial.

Bibliografía

Betancourt, Julio. Notas Históricas: Matehuala. Matehuala: semanario informativo y de literatura. (1918 -1919)
Cyrano, el. La carpintería de don Cirilo Martínez. Plenitud: órgano del Centro Cultural Matehualense. 16 de septiembre de 1923
Montejano y Aguiñaga, Rafael. 2008. Real de Catorce: El Real de Minas de la Purísima Concepción de los Catorce, S.L.P. México: Luz Portátil.
Rodríguez Barragán, Nereo. 1976. Historia de la Guerra de independencia en la provincia de San Luis Potosí. San Luis Potosí, S.L.P.: Sociedad Potosina de Estudios Históricos.
Velázquez, Primo Feliciano. 2004.Historia de San Luis. 3ª. ed. México: UASLP – COLSAN. 
Villaseñor y Villaseñor, Alejandro. 1910. Biografías de los héroes y caudillos de la independencia. México: Imprenta de “El Tiempo”, de Victoriano Agüeros. 


[1] Villaseñor y Villaseñor, Alejandro. Biografías de los héroes y caudillos de la independencia. Tomo I. México: Imprenta de “El Tiempo”, de Victoriano Agüeros. 1910. p. 121

0

Añadir un comentario

Cargando